Leche y derivados


El tema de la lactancia materna es es uno de los grandes ejemplos de lo desnaturalizado que está el ser humano. Yo misma pertenezco a la generación biberón; bebés que cuando nacíamos pasábamos a ser propiedad del hospital los 3 a 5 días que duraba nuestra estancia, que nos enchufaban un biberón desde el primer momento y luego ya no había vuelta atrás, que nos separaban de nuestras mamás y nos metían en un cuarto lleno de bebés que berreaban desesperados, ¿y qué íbamos a hacer? Pues berrear más, y sólo nos  dejaban ver a nuestras mamás un ratito al día, en plan institución penitenciaria. ¡Como para no salir luego con mala leche! (Mira qué juego de palabras más "apañao" me ha salido)

Aunque parece que por fin esto está cambiando y vuelve a promoverse la lactancia materna,  queda un buen trecho que andar. Aún hay gente que mira raro a las madres que dan el pecho después de los 4 meses de rigor de baja por maternidad, o madres que creen que hay que seguir ciertos horarios, o madres que piensan que da lo mismo pecho que biberón, o madres que se sienten incómodas dando el pecho en público, o individuos que se sienten ofendidos si ven a alguna hacerlo.

Pues en esta sección, abordaremos estas peliagudeces.

Ver entradas