27/9/2012

Una punky en el cole

Sí, amigos. Ya tardaba en hablar del tema colegio. La verdad es que la primera semana fue tan dura para todos que cuando llegábamos nadie tenía ganas de hablar de ello. Y lo bueno es que cuando una niña empieza su primer año de cole, ¿qué le pregunta todo el mundo cuando se la encuentra? Los vecinos por la calle, los familiares en las reuniones familiares, los desconocidos de las tiendas... Todo el mundo tiene que preguntar por el dichoso cole.

Pues mal, oigan. Niobe no quería ir al cole. Cuando empezamos a hacer visitas para decidirnos por uno, estaba muy contenta, parecía que le iba a gustar. Y la fuimos preparando durante el verano para que se hiciera a la idea. Pero ella, a pesar de tener ganas de ir, y jugar, y conocer a otros niños, tenía una cosa muy clara: "Sí, quiero ir al cole, pero no quiero que me dejéis sola allí." Y le explicábamos que no iba a estar sola, que estaría la profesora y los demás niños, pero que los papás no iban al cole, que el cole es una cosa de niños y los papás ya estuvieron allí de niños, y ahora no les dejan ir para que en el cole haya sitio para los nuevos niños. Pero no, ella lo tenía muy claro.

Y cuando llegó el momento fue un drama, sí. Hasta el punto en que llegué a plantearme no llevarla más. Pero me di tiempo. Y puse una meta: hasta octubre. Si llega octubre y sigue llorando, no la traeremos más. ¿Cuánto tiempo tiene que sufrir un niño para darte cuenta de que algo no funciona? Evidentemente no tenía ninguna intención de obligarla  ir el curso entero si iba a disgusto. No todos los niños maduran igual, y si uno no está preparado, no está preparado y punto. No es que sea una cuestión de acostumbrarse. Los dos primeros días estuvo realmente mal, lloraba y preguntaba por mamá a menudo durante la mañana, y la recogía llorando también. Me asomaba a la ventana y veía a todos los niños en círculo, atendiendo a la profesora, y ella miraba hacia otro lado, enfurruñada, sin querer participar para dejar bien clarito que ella no quería estar allí. Pero al tercer día ya la recogí más contenta, y la profesora me dijo que se lo había pasado muy bien, que se enfurruñaba solo conmigo delante. "Tu hija está hecha una punky", me dijo. Y yo a cuadros. ¿Qué será una punky para esta buena mujer, pensé. Y al verme la cara de "¿pero qué me estás contando?", me dice: "Sí, sí, habla por los codos y hace así" (y levanta la mano con el índice y el meñique estirados haciendo el METAAAAL!). Mi expresión se tranquiliza. Vale, nada que yo no sepa. Claro, la mujer me dice punky, ¿y yo qué sé? Pues anda que no hay un trecho del Punky al Metal. En fin...



Ahora ya es diferente. Va y vuelve contenta, se lo pasa bien, y antes cuando le preguntaba por el cole, hundía su cabeza en mi pierna o en mi pecho si la tenía en brazos, en plan: ni me hables. Pero ahora me enseña lo que ha aprendido, las canciones, me habla de sus compañeros... también hemos tenido la gran suerte de que coincida con una vecina, la única vecina de hecho, de su edad. Seguro que de no haberse podido apoyar en ella, le hubiera costado mucho más.

Además, decidimos que sólo iría por las mañanas. El primer día, fuimos a comunicárselo a la directora y literalmente se echó hacia atrás agarrándose a la silla. "¿Pero cómo sólo por la mañana? ¡Pero eso no se ha hecho nunca en este colegio! ¡Pero perderá algunas clases! ¡Pero tendremos que hablar con el inspector a ver que opina!..." Vamos a ver, no se habrá hecho nunca en este cole, pero hay un montón de familias que optan por hacerlo así, bien sea porque las consideran demasiadas horas para niños tan peques, bien sea porque las jornadas partidas son una mierda, o ambas en nuestro caso. No entiendo como la gente puede ser tan cuadriculada que en cuanto les rompes el esquema se empanan y se suben por las paredes. La escolarización preescolar no es obligatoria. Así que si me vas a poner problemas, la retiro del cole y punto. Si tan importante te parece que la niña vaya al cole, ¿no será mejor que vaya solo por la mañana a que no vaya nada? En fin, que de momento así lo hemos dejado, veremos más adelante si nos tenemos que pelear, como siempre. Ya nadamos contra corriente al no ser de la AMPA, al no comprar el chándal del cole de 60 eurazos, al no llevar bata de botones, (véase aquí por qué), al no haber contribuido al alijo de la clase toallitas húmedas desechables (son antiecológicas y no las hemos usado nunca, donde haya un grifo y una toalla)... ¡Anda! A ver si en este cole ser punky va a ser eso. ¡Somos unos punkys todos!

Pues que viva el punk.


4 comentarios :

Azulitoclaro dijo...

Ufff. Definitivametne es un tema complicado. Y a mí todavía no me llega. Sigo dilatando el momento con la idea de no irme en contra de los ritmos. Veremos qué pasa en un año y medio. Por lo pronto, me parece estupendo que decidan ir sólo media jornada, sobre todo si es lo que sienten desde adentro. Suerte a Niobe. Y a ustedes.
Saluditos,
A.

27 de septiembre de 2012, 16:19
Responder
Sandra Montes dijo...

Hola
Me llamo Sandra y tengo un directorio web. Me ha encantado tu blog! Tienes unos post muy interesantes. Buen trabajo, por ello me encantaría contar con tu sitio en mi directorio, para que mis visitantes entren a tu web y obtengas mayor tráfico.
Si estás de acuerdo házmelo saber.
PD: mi email es: montessandra22@gmail.com
Sandra.

12 de octubre de 2012, 18:53
Responder
Miranda Zegarra dijo...

Buen trabajo, por ello me encantaría contar con tu sitio en mi directorio, para que mis visitantes entren a tu web y obtengas mayor tráfico.

Si estás de acuerdo házmelo saber.

PD: mi email es: miranda.zeg1@gmail.com

18 de enero de 2013, 15:41
Responder
eufórica con tilde dijo...

Buena!.

29 de octubre de 2013, 18:21
Responder

Publicar un comentario en la entrada