23/3/2014

¡Salimos en la tele!

Jo, cómo es la vida. A veces está todo tan conectado que asusta.

Como algunos sabéis, a veces me dedico a trabajar como actriz. A veces significa cuando me dejan, cuando puedo y cuando me pagan (que trabajo en el show business hay a cascoporro, pero que la paguen a una ya es otra historia).
También se conoce que este blog nació con el nacimiento de mi hija, por cesárea, y desde el 2009, salvo algún post famoso que se ha empujado en las redes sociales y ha disparado las visitas en algún momento concreto, "Lo que nadie te cuenta sobre la cesárea" sigue siendo el más visitado a diario con diferencia.


Y justamente, en mi primer trabajo en TV3, mi papel en la serie "La Riera" es el de una enfermera de maternidad, que atiende a una mujer que acaba de tener a su hijo por cesárea programada, y que siente el rechazo inicial al bebé que yo describía. Yo le traigo al bebé en el nido, lo cojo y se lo entrego, y recomiendo a la mamá que se lo ponga al pecho cuanto antes, a ver qué tal lo coge. En serio, cuando leímos el guión en casa, dijimos que la guionista tenía que ser lectora de Habichuelas.
Para más casualidades, la mujer que estaba en la cama era una antigua compañera en la última gira de teatro escolar que hice, "La sirenita", estando yo ya embarazada.

Y el día del rodaje fue el día que me despedí de mi madre, que viajaba a Guinea, aunque sin saber que no volvería a verla.


Mi madre tenía un disco favorito, como todo el mundo, supongo. "Women of Spirit". Casi siempre que le daba por poner música, ponía ese disco. Y la primera canción era "Inexile", una fusión del grupo tradicional escocés Capercaillie con las cantantes ecuatoguineanas Hijas del Sol. Esta era su preferida porque sonaba medio escocés, medio a su tierra.

La semilla de la habichuela toca la gaita escocesa en la City of Barcelona Pipe Band. Y resulta que el Tradicionàrius, entre otros, organizó un encuentro musical entre Escocia y Catalunya en l'Auditori de Barcelona, con motivo de los inminentes referéndums de autodeterminación en ambas comunidades. Los grupos: City of Barcelona Pipe Band y Castellers de Gràcia teloneando, y RIU y Capercaillie en concierto. El programa "La Sonora" del canal 33, grabó parte del evento.

El tercero desde la derecha

Karen Matheson, la cantante de Capercaillie, supo que mi madre había muerto recientemente y nos dedicó "Inexile", su canción. Sabía que los gaiteros le pedirían al grupo que la tocaran, pero no me esperaba que dijeran nada. Fue un momento mágico y la llevaré en el corazón siempre por ese gesto, además de tener una voz y un conocimiento de su instrumento envidiables. Este fue el momentazo.



Mi Lord Highlander y yo hemos salido en la tele, (cosa que no sucede muy a menudo), en cosa de un mes y en el mismo grupo de canales, aunque por separado y haciendo cosas muy distintas. ¿No es curioso, como poco?

Leer Más

28/2/2014

Cómo hacer un vestido de princesa medieval

... Reciclando una falda vieja y sin saber coser.

Vale, sí, se me olvidó hacer las fotos del making of, pero como tengo faldones de sobra, haremos un apaño.
Este de aquí al lado es el resultado que queremos.

Primero buscamos una falda larga que ya no usemos mucho.
También necesitaremos una cinta ancha con una cenefa o un dibujo que nos guste, una cinta estrecha para el abrochado, y 6 remaches para pasar la cinta.

Extendemos la falda y tomamos medidas con un vestido sin mangas sobre ella. Marcamos con tiza por dónde irían el cuello y las mangas y luego lo cortaremos.

Cortaremos también una raja en vertical, justo por en medio, y quitaremos también un par de cm de cada lado, para que quede abierto y se vea el vestido que le pondremos debajo.

Cosemos los dobladillos y cosemos lo que quedaría por encima de los hombros, uniendo la parte delantera con la trasera.

Luego, cosemos la cinta ancha por encima, a la altura de la sisa, frunciendo la tela para que se ajuste al cuerpo de la niña, (que hemos medido antes).


Y básicamente ya está. Sólo queda colocar los remaches y pasar la cinta. Desde luego, no debe ser difícil conseguir algo más de simetría entre ambos lados. Seguro que queda mejor.


Bueno, ahora vamos con la capa. En realidad, hay cientos de patrones por ahí, sólo hay que googlear. Yo me basé en un patrón muy parecido a este, que está sacado de Indietutes, y que ya puestos tiene un tutorial fantástico para seguir. Yo lo que hice fue tomar medidas adultas, pero para capa corta. Por lo que tengo una capa larga para Niobe, y si se tercia, una corta para mí (hasta la cintura más o menos).




Además, ya puestos la hice reversible, roja y negra, con una manta de sofá, (de estas finitas y no muy grandes que la gente moderna llama plaid), y un retal superchulo de esos que están en una caja en las tiendas de telas. Me cosó 3 € o así, creo. Una ganga.

Para hacerla reversible hay que hacerlo todo por duplicado. Una vez cortadas las piezas, se unen entre ellas del revés, dejando sin coser sólo la parte que uniría la capa con la capucha.





Cuando está todo cosido, le damos la vuelta, y cosemos la capa a la capucha, dejando la costura por la parte de dentro.
Claro, ahora se ve una costura muy fea. Lo que haremos será cortar una tira de unos 5 cm de tela que nos sobre, o del color de fuera si se quiere contrastar, o del color de dentro si se quiere disimular. Doblamos los bordes de esa tira hacia adentro para que no se vean los hilillos, y cosemos encima de donde quedó la costura. Con esto además de tapar la costura, creamos el caminito por donde pasar el cordón para atarla.








Finalmente, podemos hacer una camisola para llevar debajo (ya que el vestido es abierto), aunque si tenemos un vestido largo cualquiera, mejor que mejor.

Y aquí el feliz resultado!


Si te ha molado, no te pierdas Cómo hacer un disfraz de leona reciclando una falda vieja y sin saber coser.

Eyyy! Que también nos va el bricolaje! Aquí te enseñamos a hacer una cocinita de madera.

Leer Más

23/2/2014

Otros romances


¿Quién dice eso de "las manos ociosas son el juguete del Diablo"? Chorradas. No hay nada como tener un hobby y mucho, mucho tiempo para desarrollarlo. Estaba viendo vídeos con Niobe y en eso que salen vídeos relacionados, encontré esta joya. Una aficionada se ha montado una historia de amor alternativa, con personajes de "Enredados", "Hotel Transilvania" y "El Origen de los Guardianes", aunque al final hay un emotivo álbum de fotos con personajes de muchas otras pelis. 

Me alegro mucho de haber visto este montaje con Niobe, porque aunque tal vez se haya hecho un lío porque ha visto "Enredados" como 100 veces y sabe perfectamente que el noviete de Rapunzel es Flynn Rider, me dio la oportunidad de explicarle que hay otros romances, aunque el mismo tipo de amor, entre dos mujeres o dos hombres.

Lo veo lejano, pero ojalá algún día podamos ver una peli real con un romance homosexual, que por su puesto es tan válido y tan bonito como cualquier otro. ¿Pues no hay acaso una princesa Disney negra? ¿Quién lo diría hace unas décadas, verdad? Os dejo con el vídeo, que se nota amateur y tiene sus cosillas, pero sin duda es un gran trabajo, tanto de montaje como de imaginación. Un aplausazo a la autora, y si podéis, visitad su canal.


Leer Más

7/2/2014

Las madres también mueren

Cuando una vive en una montaña, (a una hora de la ciudad, tampoco vayáis a pensar que es el Himalaya). Cuando una vive en la montaña no recibe muchas visitas. Hubo algo así como una fiesta de inauguración cuando compramos la casa, y vino la familia. Luego vinieron cuando nació Niobe, y luego vinieron algunos cuando cumplió un año. Sí, parece que da mucho palo venir aquí arriba.

Así que cuando un día una llega a casa y ve dos coches en la puerta, y a la que se asoma ve a un montón de peña de la familia en su terraza, no hace falta decir nada.
Ese momento fue como estar en una nube. Como si hubiera salido de mi cuerpo y lo estuviera viendo todo desde fuera. Y ni siquiera tuve que salir del coche para echarme a llorar. Empezaron a salir, vinieron mi marido y mi tía hacia el coche, y yo podía verlo en sus caras. No quería salir. Y aunque ya lloraba y lloraba, pensé que si no salía del coche no estaría pasando.

Mi madre fue a Guinea Ecuatorial a acompañar a mi abuela a su tierra. Y en menos de una semana murió. Mi madre, no mi abuela, contra todo pronóstico. Aún no se sabe muy bien por qué. De cagalera tropical descomunal, parece. Se fue al hospital y la mandaron a casa con una pastilla. Murió entre extraños que se hacían llamar familia, pero nunca han sido más que gorrones que han venido aquí a dormir gratis y saquear neveras cuando han querido y sólo han contactado para pedir dinero.

Seguro que alguna vez has firmado alguna de esas peticiones, en principio tan humanas y solidarias, del tipo: No neguéis la sanidad a los extranjeros. Te contaré una historia: Tengo un tío que se ha operado en España de un transplante de riñón. Un gorrón que lleva dentro el riñón de un español, y que viene y va de Guinea para hacerse revisiones y cosas y luego se pega allí la vida padre, con sus comilonas y su alcohol y su de todo. Van de pobrecitos africanos, y luego cogen un avión como quien coge el autobús, cuando yo hace más de 10 años que no me voy de vacaciones, y encima nos piden dinero porque los europeos somos los ricos. Estaba en Barcelona el mes pasado. Vino a una de sus revisiones de mierda. Y cuando lo vi, lo primero que pensé, y le dije a mi madre fue: "coño, y si está este aquí, a ver por qué no se lleva él a su madre?"
Luego te vas tú a Guinea y el hospital te manda a casa a morir de la forma más ridícula.

Sí, claro que estoy cabreada. Supongo que el cabreo se lleva mejor que el dolor. Cuando dejo de odiar lloro, y lloro, y lloro, así que odiar es más fácil. Niobe piensa que cuando cumpla 5 años su abu volverá. Le dijo que volvería en primavera. La fue a despedir al tren, sana y feliz, no se despidió en un hospital, agonizando. Ahora no puede entender muy bien eso de que esté muerta. Yo tampoco acabo de entenderlo. Me fui a clase por la mañana, y salió a despedirme envuelta en una manta, porque a la vuelta ya se habría ido. Luego cogí la gripe. La cogimos todos en casa. Y justo el día que volví a clase, mi familia me esperaba en la puerta. Y bueno, al segundo día, por la noche conseguí volver a reír. Nos pusimos "Un funeral de muerte" (ahora crees que estoy loca, ¿verdad?), que como mi tía estaba en casa y era la única peli de risa que teníamos doblada (somos más de VOSE), pues hala, con un par, a ver una peli de muertos y a reírse del asunto.

En fin, he empezado a describir a mi madre y lo he borrado todo porque me quedaba corta. Mi madre no era una lista de topicazos post mortem. Mi madre era pura vida y puro amor. Y esta foto no le molaba nada, pero yo le decía que parecía una modelo o una estrella de cine. Así que, como en estos tiempos que corren si no estás en internet no existes, aquí está mi madre. Existe. Es y será siempre. Eternamente feliz.


Leer Más

31/1/2014

Dentro del Laberinto

Creo que cada vez estamos más cerca de la educación en casa. Y lo hemos dicho siempre en general, porque no nos ha sido productivo, las reformas no hacen más que empeorar, los niños son evaluados por igual cuando son todos distintos... pero lo que más nos echa para atrás son la obligatoriedad y las jornadas partidas.
Ahora en preescolar, podemos ir solo por las mañanas, podemos saltarnos un día si estamos cansados o si tenemos algo más interesante que hacer. En general, trabajamos en fin de semana, así que si queremos hacer una excursión en familia, no queda otra que saltarse el cole un día entre semana. Además, de lunes a jueves está todo menos masificado y por lo general, es más barato. Pero, ¿qué pasará en primaria, cuando haya que hacer cuatro viajes en coche cada día y no podamos saltarnos el cole nunca porque las faltas tienen que estar debidamente justificadas, y dudo que les sirva como tal: "mire usted, nos apetecía más darnos un paseo"?

Hace unos días (bueno, a primeros de otoño), fuimos un miércoles al Parque del Laberinto. Fuimos un miércoles porque los miércoles es gratis. Además de pasear y disfrutar de lo poco que nos quedaba de buen tiempo, nos adentramos en los bosques y vimos un montón de helechos que tenían muchos puntitos en las hojas, así que aprendimos algo sobre la reproducción de las plantas por esporas. Cada vez que veíamos alguna planta que no habíamos visto antes, o incluso las que ya conocíamos, decíamos su nombre (o lo intentábamos), y Niobe repetía lo que aprendía, eso sí,  cuando le venía en gana. Pasamos por unos bancos que estaban hechos con trozos de antiguas columnas, así que aprendimos algo sobre elementos arquitectónicos. Entramos en el laberinto, y vimos un relieve en el que estaban representados Teseo y Ariadna, así que aprendimos que una forma de escultura grabada en la pared se llama relieve, y contamos una historia de la mitología griega. Hablamos de Grecia, de los mitos, del ovillo que Ariadna le entregó a Teseo para que pudiera huir del laberinto en el que vivía el minotauro, un hombre con cabeza de toro. Pintamos una mariquita en el dorso de una mano y una mariposa en el dorso de la otra, y las letras D e I en las palmas, y mientras correteábamos buscando la salida y escapando del Minotauro, que nos seguía de cerca, mugiendo amenazador, aprendimos las indicaciones: recto, izquierda y derecha.



Pero la idea general es que las madres que no llevamos a las niñas al cole somos unas irresponsables. Porque confundimos educación obligatoria por escolarización obligatoria, y siguiendo ese error, aceptamos tácitamente unas leyes inexistentes, que en lugar de garantizar la educación de seres humanos libres, propaga la idea de la obediencia sin reflexión, y de que todo el mundo debe saber exactamente lo mismo, y a las mismas edades. No os confundáis, porque nunca es ni temprano ni tarde para aprender algo nuevo.

Leer Más

22/12/2013

1980

Y nos plantamos así, sin más, sin DeLorean ni condensador de fluzo, que al menos, ya puestos a ir para atrás podríamos hacerlo a modo peli de aventuras. Y no lo digo por la programación de anoche en la 1, que también. Miedito me dio hacer un zapping y ver con la mandíbula en el suelo el final de "Uno de los Nuestros" seguido de "Besos por Navidad". Por no hablar del ya famoso anuncio de la Lotería. Tanta caspa me hizo creer que la magia de la Navidad había traído nieve. Pero no, sólo era caspa. Y me vino a la mente la vuelta de las corridas de toros a la televisión pública. Y recuperé mi mandíbula pensando: "Ah, es verdad, que hemos vuelto a los 80".

Pero bazofia televisiva a parte, y como que no hay cosas de las que preocuparse en este país de chapapote, sangre taurina y pandereta, (mal menor, citado lo anterior), ahora nos sacan por fin la tan debatida y nombrada ley del aborto. Dí que sí. Cada día hay más niños que pasan hambre o frío en sus casas, o directamente se los llevan los servicios sociales a un centro porque sus padres no los pueden mantener. Pero para qué vamos a solucionar eso? ¡Vamos a traer a más niños al mundo! Y luego se dedican a ellos mismos un aplauso, se van a su casa de lujo y hacen la maleta para irse de vacaciones al resort de esquí o playa de turno, y a ponerse hasta el culo de langosta.

Hace tiempo leí un post sobre el tema tan real y objetivo, que diga lo que diga no lo va a mejorar, así que aquí os lo dejo.

Tenemos Tetas: Sobre el aborto.

"El baile de agosto" completo


Yo solo puedo añadir mi historia personal. Cuando me quedé embarazada no pensaba tener hijos. Pero ni en ese momento ni nunca. (¡A la hoguera! ¡A la hoguera!) Pues es algo normal, conozco a otras mujeres que piensan lo mismo y son la mar de felices y no hay nada raro ni antinatural en ellas. Pues bueno, me quedé embarazada y resulta que me hizo ilusión. Cambié de opinión. Tenía mis inseguridades y mis cosas, pero decidí hacerlo, y decidí hacerlo bien y no de cualquier manera. Luego resultó que tuve un bebé de alta demanda. No me gusta etiquetar, pero así es. Y ese bebé de alta demanda se ha convertido en una niña de alta demanda. Y es muy duro. A veces pienso que no puedo más, sueño con empaquetar y cambiarme el nombre y hacer otra vida, como una criminal. Tengo mis bajones, pero me recupero, y cuando estoy bien, siento que mi hija es la mejor del mundo, y que no la cambiaría nunca por una niña "normal". Pero si habiéndola querido y deseado me siento así a veces, me imagino lo que sería haberla tenido por obligación. Porque entonces sólo tendría odio y no encontraría motivos para reprimir mis gritos, incluso golpes, no tendría dónde buscar fuerzas para llevarla siempre a cuestas, o aferrada a mi pierna, para contar cuentos y cantar todas las noches, para calmar llantos inexplicables, para perder horas y horas durante años simplemente acostada a su lado hasta que se quedara dormida porque si no no había forma... para evitarle el más mínimo dolor, miedo, sufrimiento.

Imagino que encima le obliguen a una a tener un hijo con una deformidad o una discapacidad. ¡Y ojo! No estoy diciendo que estas personas no tengan el mismo derecho a vivir que cualquiera, lo que digo es que tienen derecho a estar con alguien que les quiera y se vea capaz de cubrir sus necesidades, porque de lo contrario, su vida va a ser un infierno. Y no todo el mundo tiene madera para llevarlo. Puedes aprender con el tiempo, y sobretodo con mucho amor. Pero si no se parte de la base esencial de querer hacerlo, mal vamos.

Creo en el aborto como un derecho de la mujer sobre sí misma. Creo en el aborto libre sin excusas y sin permisos médicos, porque tener un hijo no es una penitencia ni un castigo. "Ah, pues si eres mayorcita para echar un polvo, eres mayorcita para apechugar la consecuencia". Es como si a alguien que contrae una ETS le dijeran "Ah, pues no tienes derecho a tratamiento médico por imprudente, te jodes y te mueres". No. Todos tenemos derecho a equivocarnos. Y los hijos son para quererlos y no una cadena perpetua para hacernos pagar un error.


Leer Más

19/12/2013

Papá Noel Vs. Tió

Hoy vengo cabreada como una mona por otra de las perlas de las profesoras:

"En el cole nos han dicho que estamos en Catalunya, y que en Catalunya no viene Papá Noel"

Vamos a ver, ¿Qué pasa, que Papá Noel no ha conseguido el visado para entrar en Catalunya? ¿Hay una valla electrificada en su perímetro que sólo afecta al tipo de rojo y a sus renos?

A mí me parece muy bien que en el cole les monten un Tió, (no tanto que le aticen con un palo para que cague cosas dulces), cosa que no he hecho yo en la vida porque soy catalana de nacimiento pero mi familia no. Además, no creo que atizar a nadie con un palo sea cosa bonita de hacer, pero en fin, es una tradición, y al fin y al cabo el Tió en realidad no es más que un tronco con cara y barretina. Así que si lo hacen en el cole, me vale, pero lo que es en casa, pues no nos seduce la idea.



También respeto la idea de que Papá Noel es una tradición importada y que aquí no pinta nada, pero digo yo que tan importada es en Catalunya como en España en general (aunque lo mismo podríamos decir de otras tradiciones como Halloween, por ejemplo). En realidad, en cada país lo llaman de una forma distinta, y en realidad el personaje también tiene distintos orígenes, habiéndose unificado finalmente en una única figura. Papá Noël, Father Christmas, Santa Claus... y aquí como somos medio vikingos nos quedamos con Joulupukki

Pero lo que me parece una falta de respeto es que nadie le diga a nadie quién puede o no venir a su casa, y menos una profesora a unos niños.

Que yo sepa, en muchas casas del mundo mundial ni siquiera hay chimenea, y Papá Noel va igualmente. En algunas casas se monta árbol, en otras Belén, en otras ambas cosas, en otras ninguna. Algunos ni siquiera creemos en todo eso y aún así nos disfrazamos de navidad por el simple hecho de iluminar nuestras vidas y sentirnos festivos. Algunos ni siquiera convencemos a los niños de que existen personas, animales o cosas que traen regalos a los niños, para que no se lleven el mal trago al descubrir el engaño, y aun así jugamos a que vienen los Reyes Magos y Papá Noel, igual que jugamos a que hay hadas, magos, minotauros, unicornios y dragones, porque que no existan no significa que no puedan formar parte de nuestras vidas.

Así que, por favor, dejémonos de fronteras, que los niños sólo son niños, y que cada uno en su casa decida quién entra, y cada uno en su casa decida cómo vivir su vida y su Navidad.

¡Felices fiestas!

Leer Más

17/12/2013

Magissa, juego de rol para niños

Magissa. Elfa Daoine

Hace unos meses descubrí un juego de rol para niños, Magissa, y publiqué con entusiasmo el enlace en nuestra página de facebook para darlo a conocer, quedándome pendiente escribir sobre lo positivo de los juegos de rol en el aprendizaje y el desarrollo de los niños. Pero al poco tiempo pensé que era mejor delegar la tarea a un verdadero experto, mi lord ;-). Y aquí está el resultado:

Me han pedido que os hable de Magissa.
Magissa es un juego de rol enfocado para que lo jueguen niños de 5 a 14 años.
Y, ¿qué es un juego de rol?, diréis algunas y algunos.
Un juego de rol es un tipo de juego en el que cada jugador interpreta a un personaje ficticio, e improvisa una historia junto al resto de los jugadores. Es teatro libre, con un director que se encarga de guiar la historia narrada entre todo el grupo, y de marcar las reglas que permiten que los personajes consigan realizar sus acciones.
Para jugar a rol sólo se necesitaba imaginación y un grupo de amigos. Bueno, también papel, lápiz y al menos un dado. Con esos sencillos ingredientes podías ser lo que quisieras. Eras un actor que representaba un personaje y, al igual que le sucede a los actores, mientras interpretabas tu papel eras ese mismo personaje. Sabías extraer la quintaesencia del colmillo de una quimera. Podías calibrar un bláster y marcar las coordenadas del sistema solar más próximo. Eras capaz de soportar el terror de contemplar a los profundos realizando sus ritos oscuros. Podías saber quienes eran Mesmer y Proteo, hacías las cosas con celeridad en lugar de rapidez y sonreías cuando alguien decía “estoy ofuscado”. Jugar a rol te permitía imaginar en grupo, crear, aprender cosas que no podrías aprender de otro modo y pasar las horas rodeado de amigos.
Cuando decía que jugaba a rol siempre me preguntaban “¿y quién ha ganado?”. En los juegos de rol no se gana o se pierde. Se colabora. La gente no lo entendía. Y yo tampoco podía concebir por qué era necesario definir un ganador y un perdedor para todo. En un juego de rol ves cómo crece tu personaje, cómo aprende cosas nuevas y vive nuevas experiencias. Y sabes que no tiene sentido hacerlo solo.
Niños exploradores
Con un juego de rol aprendes matemática. Casi cada juego tenía su propio sistema de reglas, basado en el azar y la probabilidad. Era necesario que conocieras el sistema para poder maximizar las posibilidades de tu personaje. Es cierto que tal vez no todo el mundo aprendiera lo mismo. Yo tenía predisposición, y me sabía todos los sistemas. Incluso elaboré los míos propios. También aprendes historia y mitos y leyendas. Un buen director de juego ambientaba sus partidas todo lo posible. Y si era necesario narrar la vida de un grupo de magos en Toulouse en 1213 aprendías sobre geografía, sobre historia, sobre religión, sobre batallas y sobre magia.
Yo empecé a jugar a los doce o trece años. Por aquel entonces los juegos de rol no tenían buena fama, por la demonización de lo desconocido y de lo diferente, tan común al ser humano. Pero para mí y para otros adolescentes jugar a rol fue una opción de ocio, mucho mejor que pasar las horas muertas en un parque o en la calle o delante de la televisión. Es cierto que antes de comenzar a jugar ya tenía predisposición para hacerlo. Me gustaba leer. Me gustaba la fantasía. Me gustaba contar historias. Nadie tuvo que enseñarme qué era jugar a rol, porque yo lo había hecho miles de veces, de niño, con mis amigos en la puerta de mi casa. A veces jugábamos con muñecos, pero otras simplemente imaginábamos. Jugar a rol era lo mismo. Era recordar cómo jugaba de niño.  
Magissa es, como os he dicho más arriba, un juego de rol enfocado a niños. Es un juego, para entretener, para socializar, para aprender. Y una de las cosas maravillosas del ser humano es su manera de aprender, mucho más productiva cuando lo hace jugando.
A los niños les gusta hacer lo que hacen sus adultos. Esto no es ningún secreto. A mi hija le gusta pintar y tocar instrumentos, y le gustan los libros. Lamentablemente, nunca me ha visto jugar a rol. Pero seguro que si algún día me ve hacerlo, querrá jugar, apuntar los tesoros de su personaje en una ficha, tirar los dados de 4, de 6, de 8, de 10, de 12, de 20 caras. Aprenderá que para divertirse no hace falta ganar. Aprenderá que leer es un juego, que sumar y restar es un juego, que resolver problemas y ayudar a sus compañeros es un juego. Y qué queréis que os diga: si puede empezar jugando a un juego como Magissa, mejor. Podrá interpretar a un niño en un mundo de fantasía medieval, a una sanadora, a un mago, a una guerrera o a un pequeño poni (sí, niños y niñas. En Magissa podéis ser un pequeño poni, charlar con un pequeño dragón de Turbonidio o consolar a un fantasma tembloroso y ululante). Podrá contar historias mágicas, y soñar con ellas en su tiempo libre. Dibujará a su personaje, su capa de plumas de halcón con la que puede volar y su collar de hojas doradas, un regalo de las hadas. Y todo en compañía de sus amigos y compañeros de aventuras.
Elfa exploradora. Por Alba Porta
Llevo muchos años sin jugar. Por mucho que intentemos escondernos de los hombres grises, éstos siempre consiguen robarnos un poco de tiempo, con vanas promesas y palabras vacías. Y como jugar a rol es algo que debe hacerse en grupo a medida que creces es más difícil contar con compañeros de juego. Los niños no tienen ese problema. Tienen todo el tiempo del mundo, para crecer y para aprender. Pero lo bueno es que mientras sigamos aprendiendo, todos somos niños. Así que seguid mi consejo, demonios, y jugad a rol con vuestros hijos. Aprenderéis cosas maravillosas. Aprenderéis a seguir el rastro de un unicornio herido. Aprenderéis a construir un golem con la palabra “verdad” grabada en la frente. Aprenderéis a evitar el poder de la mirada encantadora de un no-muerto de ciento doce años. Aprenderéis a ser el mejor arpista del reino.
Aprenderéis que todavía seguís siendo niños.
            http://www.lavondyss.net/

Leer Más

3/12/2013

Regalamos polvo blanco, oiga!

A estas alturas de la crisis nadie niega que hay crisis, yo diría que algunos se llenan la boca con la palabra crisis, y que a según quien le va muy bien eso de la crisis, existe incluso la publicidad y las promociones anti crisis... que la crisis es un mamoneo, vamos. No me gusta entrar en política, pero pienso que cuando el anterior gobierno de esta España nuestra encubrió la crisis, todo el mundo se subió por las paredes y aún con el tiempo se le sigue reprochando, cuando visto lo visto, era lo mejor que se podía hacer en el momento.
La crisis afecta a los más débiles, los grandes empresarios se están forrando cosa fina, los trabajadores trabajan el doble porque con esa palabra que viene tan bien ahora, la gente se va a la calle en nada y los que quedan tienen que apechugar. Y esta gente en la calle con hipotecas y familias, que pasado mañana podemos ser nosotros, son los nuevos pobres a los que aplican el eufemismo de "familias en riesgo de exclusión".

Lo que me parece una payasada, es que ahora, en estos tiempos de crisis (ya sé que la he mencionado mil veces, pero es que es tan recurrente, ¿verdad? Modo ironía off) no seamos capaces de avanzar como sociedad, de mirar un poquito más allá. Ya no tenemos dinero, pero pretendemos seguir viviendo igual, con las mismas necesidades creadas por el consumismo compulsivo que ha mantenido la sociedad hasta ahora. Pero, ¡ay amigas! Ese sistema ya no funciona.

"Dame un pez y comeré hoy. Enséñame a pescar y comeré siempre". ¿Quién no conoce ese proverbio chino? Pues resulta que ahora con la -¿he dicho crisis?- se está poniendo de moda donar alimentos. Cosa que está muy bien, cuando hay realmente gente que no tiene qué comer, aunque me parece más un parche que una verdadera solución. Además dudo mucho que la gente que hasta hace dos días tenía un trabajo, una casa y una vida digna y hasta podríamos decir que acomodada, se sienta muy persona recibiendo caridad. Pienso que habría que profundizar mucho más y atacar el problema de raíz, pero en fin, para eso haría falta un gobierno competente, y de momento en eso andamos regulero. Así que vale, aceptamos donaciones de alimentos.


Y aquí viene el asunto que nos compete porque como bien sabéis, aquí de política y economía se habla más bien poquito: ¡Alimentos infantiles! ¿Pero qué nos está pasando? Precisamente en estos tiempos es hora de cambiar el chip, de dejar de lado las falsas necesidades creadas por y para el consumismo. Los alimentos infantiles no existen como tal. Y digo yo que sería más efectiva una reeducación alimentaria, empezando por una buena información y soporte a la lactancia materna y acabando por entender que los niños humanos comen alimentos de humanos, y lo de la alimentación infantil es un invento. Me puedo creer que esas familias que van de culo porque tienen trabajos de sol a sol, no tengan tiempo para elaborar comiditas para sus niños y tiren de potitos porque es más rápido y práctico, aunque cuesten un ojo de la cara. Pero si estamos hablando de personas en paro y sin recursos... lo siento, no me cuadra.

Pues justo ayer encontré este artículo por la mañana, sobre la obra Social "La Caixa" (esa de la que fue coordinadora de programas de cooperación internacional para el Tercer Mundo y posteriormente directora del Área Social, Doña Cristina "yo no sé nada" de Borbón y Grecia) y su donativo de 12.000 euros para donar leche artificial (que no "maternizada") y alimentos infantiles. Y aún se piensan que molan un montón y se hacen fotos para que les colguemos las medallas. Y por la noche, veo en el facebook de Viu el Teatre una noticia muy similar: Viu el Teatre cambia alimentos infantiles por descuentos para alimentar el alma. Ya estamos. Y esta me indigna más todavía porque he trabajado unos 4 años en esta compañía. Y cuando comento en el muro de la coordinadora que las donaciones de leche en polvo son peliagudas y que los alimentos infantiles no son una necesidad, me contesta palabras vacías, que "recogen alimentos infantiles (leche en polvo, papillas en polvo, potitos...) porque son los que requieren en estos momentos", sin siquiera molestarse en leer o entender lo que le había comentado anteriormente. Como hablar con una pared. Nada. Para tirarse de los pelos. Hala, ya está la pirada de la teta con sus cosas.

Luego me voy a la página del Banco de Alimentos que participa en esta iniciativa, y fíjate que hay un apartado donde tú como particular puedes hacer tus donaciones. Y resulta que es una lista de la compra, con determinadas marcas y en determinados supermercados. O sea, ¡que ni siquiera puedes elegir lo que donas! A mí me huele más a promoción encubierta que a donación, sobretodo en los casos en los que se donan los alimentos infantiles, puesto que son los únicos de marca (las mismas de siempre, curiosamente) y todos los demás son la marca blanca del supermercado. Bien por Valvi y Sorli Discau que no entran en el juego y ofrecen exclusivamente alimentos de primera necesidad.

Hace un par de años, comentaba con la misma indignación una campaña de Antena 3, en la que también aseguraban que iban a regalar leche en polvo a cascoporro a Mozambique, lo que lo hace aún peor al ser un país en vías de desarrollo y ya hemos hablado también de los riesgos que eso conlleva. Pero a pesar de las protestas siguieron adelante con la campaña, y cómo no, se colgaron sus medallitas.

Pero hay leyes, señoras. No se puede ir regalando leche en polvo así, a la ligera, ni siquiera se pueden hacer promociones del tipo: "pague X y llévese X+1" que todos hemos visto alguna vez en las farmacias, porque es crear una falsa necesidad, es como una droga. No tienes dinero pero crees que necesitas comprar polvos, blancos, amarillos, los que sean. Ya has olvidado tu origen, ya no sabes quién eres ni cómo funcionas, el sistema sólo te ha enseñado a comprar.

No estoy loca, no soy una talibana, ni una integrista, ni una radical. Sólo intento hacer ver algo muy sencillo y no entiendo cómo la gente se cierra de esta manera ante lo evidente. Ya no sé si es cuestión de ignorancia, de prisa, de falta de esfuerzo, o que todo el mundo está en el ajo y mientras las grandes empresas unten siempre habrá personas u organizaciones que se dejen untar. Claro ejemplo de que son las grandes empresas las que mandan y no los gobiernos, sus leyes y sus referéndums, es el de Suiza, que tuvieron la genial idea de proponer que los grandes empresaurios y demás altos cargos no pudieran cobrar más de 12 veces el salario de su empleado peor pagado, (y si eso ya te parece exagerado, imagínate lo que llegan a cobrar) y el gigantosaurio de Nestlé dijo que si se aprobaba esta ley se iba de Suiza. Con un par. ¿Resultado? No aprobado.

De nuevo y como siempre, los consumidores tenemos la última palabra, sin nosotros no son nada. Seamos conscientes en nuestras compras tanto como en nuestras donaciones. Y como veo que he dado más vueltas que un hula hoop, aquí las conclusiones del post:
Que las donaciones de alimentos infantiles en general y de leche en polvo para lactantes en particular, hacen más mal que bien por muy bonita que parezca la idea a primera vista de titular. Y que Nestlé es el demonio.


Para acabar os dejo con esta página estupenda llena de recetas para niños y bebés: Pequerecetas.com. Comida normal, hecha con alimentos normales, no infantiles, que puedes clasificar por edades, por ocasiones especiales, por técnica o por categoría.



Este tema trae cola:

Sóm la llet: Solidaritat Punible
Mimos y Teta: Donaciones de leche en situaciones de emergencia y/o precariedad
Asociación Cuídame: Las donaciones de "leche artificial" en situaciones de emergencia
Mà a mà, pell a pell, cor amb cor: Lactancia materna y crisis
Nace una doula: Las donaciones de "leche artificial" en situaciones de emergencia
Todo maternidad: Recogida de leche artificial
De Monitos y risas: Ayudas que no ayudan: donaciones de leche infantil en situaciones de crisis.
Ser Mamás: Las ayudas mal entendidas


Leer Más

20/11/2013

Mi primera censura

No sé si de algún modo doy una imagen equivocada de lo que es este blog, pero vamos, que una página de divulgación científica no parece, ¿no? Viene a ser un blog personal. Aunque este blog surgiera cuando tuve a mi hija y la maternidad era algo nuevo para mí, últimamente entra todo lo relacionado con ser madre, pero también con ser mujer. Yo pienso cosas, siento cosas, experimento cosas, aprendo cosas... y las suelto aquí para quien le pueda interesar.

Y no tengo moderación de comentarios. Cosa que no sé si replantearme, porque me he desnudado públicamente en este blog, metafórica y literalmente. (Hala, ya podéis buscar X-DD) Y cuando una se desnuda de esta forma, es tanto para sanarse a una misma como para ofrecer apoyo a personas que se puedan sentir del mismo modo. Es una forma de decir: "Eh, sé cómo te sientes, yo también he pasado por eso". Y cuando una está desnuda de esa manera, lo peor que le puede pasar es que se la insulte.

Así, como lo cuento. Hace ya más de 4 años que nació mi hija. Y como sabrá cualquiera que tenga hijos, mi hija es lo más. No hay palabras. Moriría y mataría por ella. Pero hace ya más de 4 años también tuve la peor experiencia de mi vida. Me rajaron el vientre "por nuestro bien" con mentiras por excusa, experimenté el dolor a niveles que era incapaz de imaginar, y sentí emociones tan negativas que jamás hubiera asociado al glorioso momento de conocer al ser que llevas dentro. Me violaron con un bisturí. Y así lo expliqué hace 4 años, en los posts Mi caminito interior: de cesárea a cesárea y Lo que nadie te cuenta sobre la cesárea. Son sentimientos de 4 años atrás, y claro que ya no estoy tan dolida ni tan afectada, pero ese sentimiento estuvo ahí, no quiero que se pierda, es parte de mí.

Si lees el post entero, verás que en ocasiones digo cosas horribles de mi hija, y lo peor, ¡las sentía!, pero también hablo de lo mal que me sentía por sentirme así. Pues bien, sintiéndome así de mal, una petarda va y viene a mi blog, a mi casa, a insultarme y cagarse en la puerta.

16 de julio de 2013 19:54 
Shanom cusi ha dejado un nuevo comentario en su entrada "Lo que nadie te cuenta sobre la cesárea":  
es tu punto de vista.. realmente creo q en cierta parte eres egoísta.. piensas en ti, lo q puedas sentir tu y no tu pequeña.. q si nacio x parto normal o cesarea q importa... es tuhija q llevaste dentro de ti varios meses! yo he tenido 2 cesáreas. no pude dar parto normal xq no dilataba y ambos han sido antes de tiempo. y sabes que... yo si me emocione cuando escuche sus llantos. si llore cuando me los acercaron a mi rostro. tengo 2 hijos. una niña de 4 años y un niño de 2 años. son mi adoracion! y aunque mi hijo tien algo de retraso psicomotor x todo lo q sufrimos juntos (el y yo) no x eso pienso ay lo q me perdi de tener un hijo normal (es un ejemplo comparando a tu idea tonta)... una vez me sentí mal x eso.. xq mi suegra dijo delante de mi... yo si se lo q es el verdadero dolor de una mujer. cualquiera puede ser operada. pero gracias a Dios me di cuenta q era absurdo... asi como cualquiera puede ser operada.. tb cualquiera puede dar a luz normal.. xq igual luego abandonan a sus hijos, o los matan o tantas cosas q pasan... el parto normal duele... la cesarea tb.. y mas tu misma lo has dicho. todo el dolor q uno pasa x sus hijos. Piensalo bien... no te sientas mal xq no has dado parto normal... pero nunca nunca vuelvas a decir q tus hijos no te emocionan... xq no importa como llegaron son tus hijos al fin y al cabo... eres madre..ya no eres una chiquilla egoísta y caprichosa q piensa en lo q le hubiera gustado o lo q quería... ahora son tus hijos... x kienes tienes q dar la vida!... espero q ellos nunca lleguen a leer lo q escribiste... xq es realmente lamentable. animos! y ama a tus hijos! 

Y claro, se conoce que una es una guerrera y necesita poco para cantarle las cuarenta a quien se preste, pero se conoce también que un día malo lo tiene cualquiera, y coincidió con ese comentario. Así que directamente, después de llorar unos 20 minutos, lo borré. El primer y único comentario censurado en estos 4 años de blog. Pero resulta que ahora estaba yo haciendo una limpieza de correo, y como los comentarios del blog vienen a mi buzón, me lo he encontrado de nuevo, y ahora sí, ahora sí quiero hablar.

A ver, señora Shanom Cusi, lo primero: respeto. Como he dicho antes, mi blog es mi casa, y si invito a pasar a todo el mundo, se espera un mínimo de respeto.
Lo segundo, tener un sentimiento no es egoísta. Uno se siente como se siente, no hay más. Claro, seguramente tú no te has sentido mal en tu vida, es tan egoísta estar triste por haberte perdido algo importante, ¿verdad? Es tan egoísta llorar por sentirse violada...
Lo tercero es que yo no tuve contracciones ni trabajo de parto; mi cesárea fue programada y por un motivo estúpido. Si tu no dilatabas es tu problema. Yo estoy contando el mío, y no tiene nada que ver.
Lo cuarto, pues no me emocioné, no. Pero eso tampoco es culpa mía. Las emociones no se programan, se sienten o no se sienten. Yo estaba muy ocupada gestionando mi violación, y para que lo sepas, mi parto no se desencadenó, por lo que no tuve oxitocina, que es la que provoca esa emoción que vemos en las películas. Eso no significa que mi hija no me emocione cada día que pasa con cada cosa que hace, para bien o para mal, aprende a comprender la lectura antes de sentenciar. ¡Que ya han pasado 4 años!
Y por último, espero que mi hija sí lea lo que escribí. Sobre eso y sobre muchas otras cosas. Espero que mi hija esté mejor informada cuando le llegue la hora. Espero que no se deje intimidar por los médicos perezosos. Espero que le interese y le importe lo que yo tenga que decir. Y sobretodo espero que haga gala de una empatía, comprensión y educación de los que tú careces. Porque desde luego, además de saber cómo amar a mi hija, sé qué valores debo darle, y no vas a ser tú precisamente quien me ilumine.

A gustico me he quedado, ¡oiga!

Aquí dejo algunos enlaces, a modo de información, pero como los enlaces a veces desaparecen, me permito copiar unos cuantos hechos relacionados, para que quede constancia. Lo que me pasó a mí es normal, es lo que me hubiera gustado que me dijeran en su momento, y es lo que me gustaría decir a todas las mujeres que pasen por lo mismo. Así que por favor, la próxima vez, lee un poco antes de juzgar. Y para insultar, mejor te quedas en tu casa, gracias.
Las contracciones adelgazan el segmento inferior (donde se hace la incisión) y, en consecuencia, la recuperación es más rápida.

El trabajo de parto libera hormonas que impregnan al bebé y le preparan para su vida fuera del útero.

Las contracciones disminuyen la posibilidad de que el bebé tenga los problemas respiratorios que padecen muchos bebés nacidos por cesárea (no solamente tras el nacimiento, sino toda su infancia).

Las mujeres que experimentan trabajo de parto tienen una incidencia menor de depresión post parto.Las contracciones estimulan otra hormona (oxitocina) conocida como "la hormona del amor", que prepara a la madre para establecer un intenso vínculo amoroso con su bebé y hará todo por su bienestar.

Las endorfinas relajan a la mamá y le ayudan a hacer frente a todo lo que queda en las horas posparto y en lo sucesivo. No puedes aprovecharlas si no pagas "el precio" de gastar energía en el trabajo de parto, porque las endorfinas son un resultado del gasto físico -someterse cirugía mayor es un gasto físico (¡por supuesto!) pero es pasivo- y las endorfinas vienen como premio por el gasto activo.

Los efectos físicos de la cesárea, el dolor de la cicatriz, las complicaciones, pueden tener efectos emocionales. Un dolor sostenido puede provocar depresión. Si la cesárea se programa muy pronto, el cuerpo de la mujer no se encuentra preparado hormonalmente y puede que la llegada del bebé coja a la mujer “fuera de juego” y experimente sentimientos ambivalentes respecto a su hijo/a, con la consecuente culpabilidad por no poder sentir ese amor inmediato y maravilloso que esperaba. 

La cesárea no duele
La cesárea no duele II
¿Por qué no programar una cesárea?
Los Riesgos del Nacimiento Por Cesárea Para La Madre y El Bebé
Las cesáreas programadas tienen riesgos emocionales




Leer Más

14/11/2013

El abogado del diablo. Capítulo 3

Los malos de Disney

Ejem... sí, amigas. Me gustan algunas pelis de Disney (no todas), y espera, que esto lo digo bajito para que no me quiten el carnet de feminista... Colecciono las muñecas, ssshhh.
Y estaba yo un día dando un paseo con mi hombre, cuando entramos en una tienda y me regaló la última pieza hasta la fecha: La Madre Gothel.
- Hala! Os lleváis a la mala malísima!! Dice la dependienta.
- Bueno, no era tan mala.
Y la mujer nos miró con cara de "no me lo puedo creer"

Para empezar, vale, sí, era un poco egoísta por usar la flor y esconderla y no mostrar sus poderes al pueblo y que nadie jamás enfermara y sufriera, pero... ¿qué pasó después? Que la reina se puso enferma. Ah, entonces sí, entonces está bien arrancar la flor de donde sea para hacerle sopitas a la buena monarca y que se ponga buena, y a tomar por culo la flor para siempre. Claro, pero la reina es buena. No hubiera sido mejor ponerla en una macetica y compartirla con el pueblo como quien va a la consulta del gurú. Pues no, no me parece tan mala la Madre Gothel. ¿O qué se dice que quien roba a un ladrón?

Además, ¿por qué tanta realeza, señores de Disney? ¿Por el merchandising? ¿Por la marca Princesas Disney? Les aseguro que aquí la menda compraría las muñecas igual, e incluso más a gusto si no fueran tan princesitas todas, qué rabia da, oiga.
Rapónchigo era la hija de unos pobretones que vivían en una choza en la que hacía un frío que te mueres, y por eso la mujer se puso enferma. Para curarla, su marido robó los rapónchigos del jardín de la vieja vecina, y ésta cuando se enteró le pidió que le pagara los rapónchigos robados con su primogénito. Como llevaban tiempo intentando concebir y no había manera, el hombre dijo: "pues vale". Así que la vieja "bruja" ni siquiera la robó, sino que se la dio su padre mismo. Y tanto en la versión original como en la de Disney, la quiere y la cría como una hija, al menos hasta que las cosas se tuercen.

Fuente de la imagen:
http://s392.photobucket.com/user/tkari/library/movies/Screenshots?sort=3&start=40&page=1

En fin, que aquí una rompe una lanza a favor de los malos. Porque, ¿nos han contado acaso la otra versión?
Y aquí os dejo un vídeo sublime, (que de hecho es lo mejor del post, y la excusa para escribirlo) en el que algunos de los villanos Disney versionan el "Cell Block Tango" del musical Chicago. No está mi amiga Gothel y hay alguna que ni conozco (que me gustan algunas pelis, no todas. La Bella Durmiente no la he visto nunca ni la veré, tiene pinta de ser la cosa más sosa del mundo). Aun así, ¡Tenéis que verlo!



El abogado del Diablo. Capítulo 2.
El abogado del Diablo. Capítulo 1.

Leer Más

10/11/2013

Bragas blindadas

Hace muchos, muchos años, cuando iba a 3º de BUP, me invitaron a una fiesta. A la fiesta fui con mi novio y con mi amiga inseparable, porque siempre iba con ellos, y porque el tipo que la organizaba dijo que trajéramos a quien quisiéramos, así que... Una de las tonterías que te da cuando eres niña-adolescente es inventarte cosas. Y mira tú por dónde que nos dio por inventarnos que mi novio, mi amiga y yo,éramos un trío. Y que si "ji ji, ja ja", que si "venga, anda ya, yo no me lo trago", etc, etc. Lo dicho, chorradas de críos. Había bastante niño rico en ese colegio, así que se organizaban bastantes fiestas de cumpleaños del estilo alquilar local y comprar todo el alcohol que cupiera en las neveras. Yo tenía bastante claro que jamás podría montar una fiesta como esas, pero me consolaba asistiendo a todas las que me invitaban. Con mi 3-pack como los zumitos.

Pero en una de esas fiestas, mi amiga-pack al volver a casa sufrió un abuso sexual. (Se supone que no se puede llamar violación porque no hubo penetración) Era una fiesta, sí, bebimos, sí, TODOS, se metió en un coche de un tipo que la iba a llevar a casa, sí, lo que no sabía ella era que siendo la que vivía más cerca, sería la última en llegar. A la madrugada me llama llorando hecha polvo, me dice que el tío que la llevó a casa le hizo cosas. El lunes llego a clase taquicárdica perdida y le monto un pollo, (porque yo soy muy de fuego, es lo que tengo), los compañeros flipan, me toman por loca, me agarran y me dicen que me calme. Mi amiga pone la denuncia. Pasan unos días y empiezan las declaraciones, me llaman a mí, llaman a algunos compañeros... los que no se creían que éramos un trío se dan mucha prisa en sacarlo cuando les preguntan sobre ella. "Es que es una promiscua, fíjese usted que se montaba tríos y todo". En general, yo parezco ser la única que defiende a mi amiga. Pronto empieza aponerse todo el mundo en mi contra porque al pobrecito le han detenido y se ha quedado sin ir de viaje de fin de curso a Amsterdam, y yo tengo la culpa por haber llevado a la fiesta a la "calientapollas denunciagresores". Sólo un chico nos apoyó al principio, cuyo padre era médico y le hizo un informe de los moratones que tenía en el pecho. Pero no pasó nada. Ni se llegó a juicio. En la vista preliminar se la juzgó tanto a ella como a él, si no más. Hubiera sido un hecho anecdótico si no fuera porque la chica tenía 16 años y el energúmeno ese 27. Sí, 27. Para que digan que los colegios privados son mejores que los públicos. Ahí quien paga manda y para nada es raro meter a un tío de 27 años en medio de un corral de niñatos y niñatas de 16. Que va.

Dentro de lo malo de pasar por algo así, mi amiga al menos tuvo suerte de que no pasara en su entorno. Fui yo la que cargó con la presión social, ella al menos en su día a día cotidiano podía intentar vivir su vida y tratar de olvidarse de todo. Pero en la mayoría de los casos no es así. Las víctimas son las que más sufren después de ser acosadas. Las hay que no pueden soportar la presión e incluso se suicidan. En cuanto a mí, me saqué el curso como pude, dejé los estudios y volví a COU a los 19, en un instituto público, ¡y nocturno!

Me agota que se siga culpabilizando a las víctimas de violación a estas alturas. Y resulta que hay campañas de prevención de agresiones sexuales, cosa que me parece maravillosa. Supongo que yo le pediría a una campaña de prevención de agresiones sexuales que se centrara en la educación de los adolescentes, en romper mitos y tabúes, en concienciar y sensibilizar sobre las relaciones sanas, consentidas, respetuosas, igualitarias... Pero recientemente me he encontrado en las redes sociales una campaña de miedo. Así mismo. "Señora, no haga esto o aquello si no quiere ser violada", como si yo no tuviera derecho a elegir un camino u otro para irme a mi casa, o a beber en las fiestas si me place, como si pudiera yo controlar la cantidad de gente que va a haber en mi parada de autobús, como si al saltarme esas normas me lo estuviera buscando. Eres mujer. Ten miedo. O atente a las consecuencias.



¿Que a qué viene todo esto? Pues ahora lo flipas. Han inventado unas bragas blindadas anti-violación y están recogiendo fondos para llevara cabo el proyecto. En fin, yo es que ya no sé ni qué decir. Pero como me ha llegado a través de mi amiga Shibumi la ninja, voy a copiar directamente lo que le ha comentado al colega que se maravillaba por las excelencias del invento:

Qué cosa más ridícula y en mi opinión inútil. Apostaría lo que fuera que está inventada por un hombre. Más que nada que cualquier mujer ve que no tiene sentido llevar unas superbragas a prueba de cuchillos... cuando los violadores te ponen la navaja en el cuello y te dicen que te desnudes!!  Menos inventos ridículos y más formarse para la vida... te lo dice una profesora de defensa personal femenina. 

Otro aporta que, ya que te pones, vamos a popularizar otras prendas, por si acaso las cosas van mal. Y te enlaza a una web de chalecos anti-balas. Aunque claro, los chalecos son para hombres y mujeres, y aquí es la mujer la que ha de vivir acojonada. O, ¿qué tal si atacamos el problema de raíz y no dejamos que las mujeres salgan de casa? Ah, espera, que hay más inventos molones para que las mujeres se sientan seguras, como el disfraz de máquina vending y las medias de tío peludo. ¡Qué bien! ¡Así ya nadie podrá ni querrá violarme! ¿Qué tal si me desfiguro con ácido, por si los inventos me fallan? ¿O si me aplasto los pechos para evitar reclamos innecesarios? Hala, cómo me paso, qué exagerada soy. No, amigos. Está pasando. Las mujeres se hacen esto, las madres se lo hacen a sus hijas, el miedo es el peor enemigo.
¿Funciona? Puede que sí. ¿Soluciona algo? Por supuesto que no. No te pasará a ti, con tus bragas blindadas, tus piernas peludas o tu cuerpo mutilado. Pero el problema seguirá estando. Tal y como siempre se viene juzgando a la víctima paralelamente al agresor, tal y como se adquiere conciencia cada vez más de que es la mujer quien debe evitar ser violada, y no el hombre el que debe aprender a ser persona, algún día las bragas blindadas se pondrán de moda, y cuando una mujer, tu mujer, tu hermana, tu madre, tu tía, tu amiga... vaya a denunciar una agresión sexual, no te extrañe que ya nadie le pregunte si llevaba ropa provocativa, si había bebido o si había tomado el camino correcto. La cosa ya será directamente:

- Llevaba usted puestas las bragas anti-violación?
- No
- ¡Siguiente!



Leer Más